Síndrome intestinal Colon Irritable, SII

El síndrome de colon irritable es un trastorno frecuente que afecta al intestino grueso. Los signos y los síntomas incluyen cólicos, dolor abdominal, hinchazón abdominal, gases y diarrea o estreñimiento (o ambos). El síndrome de colon irritable es un trastorno crónico que se tiene que controlar a largo plazo.

Solo una pequeña cantidad de personas con síndrome de colon irritable tienen signos y síntomas graves. Algunas personas pueden controlar los síntomas con cambios en la dieta, el estilo de vida y en el nivel de estrés. Los síntomas más graves se pueden tratar con medicamentos y asesoramiento.

El síndrome de colon irritable no causa cambios en el tejido intestinal ni aumenta el riesgo de padecer cáncer colorrectal.

Síntomas
Si bien los signos y síntomas del síndrome de colon irritable varían, suelen persistir por un período prolongado. Los más comunes incluyen los siguientes:

- Dolor, cólicos o hinchazón en el abdomen relacionados con la evacuación intestinal
- Cambios en el aspecto de las deposiciones
- Cambios en la frecuencia con la que se evacúan los intestinos
**Otros síntomas que suelen estar relacionados incluyen hinchazón, aumento de gases o mucosidad en las heces.

Cuándo consultar al médico
Consulta a tu médico si tienes un cambio persistente en los hábitos intestinales u otros signos o síntomas del síndrome de colon irritable. Pueden indicar una afección más grave, como cáncer de colon. Los signos y síntomas más graves incluyen:

- Pérdida de peso
- Diarrea nocturna
- Sangrado rectal
- Anemia por deficiencia de hierro
- Vómitos inexplicables
- Dificultad para tragar
- Dolor persistente que no se alivia al expulsar gases o al defecar

Todo sobre el deporte y tu estómago

Julio de la Morena Garzón, especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte de la Unidad de Medicina del Deporte del Hospital Universitario Sanitas la Moraleja, en Madrid, señala como algunas de las posibles causas de la dispepsia los hábitos alimenticios como el consumo de café, chocolate, especias picantes, alcohol y otros alimentos ricos en grasa y la intolerancia a determinados productos y situaciones de estrés o trastornos psíquicos.


Para poder hacer frente a este tipo de molestia
, el ejercicio físico resulta beneficioso para el aparato digestivo porque:
El deporte aumenta el metabolismo y acelera el proceso digestivo
, evitando la sensación de pesadez y reduciendo el riesgo de estreñimiento.
Favorece el tránsito intestinal, regula los hábitos de evacuación y previene el estreñimiento
, la diverticulosis y disminuye el riesgo de sufrir cáncer de colon.
Reduce el estrés y los síntomas digestivos asociados a éste.
Favorece a las personas con síndrome de colon irritable o gastritis.
Mejora el control del apetito al provocar cambios hormonales
, por lo que ayuda a evitar ingestas copiosas que generan molestias gastrointestinales.


Por su parte, los ejercicios abdominales favorecen el movimiento intestinal y con él la evacuación de los residuos alimenticios, además de acelerar el metabolismo, lo que da lugar a un tránsito intestinal más rápido.

Sin embargo, de la Morena desaconseja la práctica de actividades de alto impacto, como correr a mucha velocidad, en pacientes con desórdenes digestivos severos, ya que esto podría llegar a producirles náuseas, diarreas o gastritis aguda.

Por este motivo no es recomendable hacer deporte nada más haber comido, sino que se debe esperar por lo menos un par de horas. De no hacerlo, el proceso digestivo se podría ver interrumpido retardando el vaciamiento gástrico y favoreciendo la aparición de síntomas dispépticos.

Colecistitis: qué es y porque se gesta

La colecistitis es una infamación de la vesícula. La vesícula es un órgano pequeño, con forma de pera, ubicado en la zona derecha del abdomen, debajo del hígado. La vesícula contiene líquido digestivo (bilis) que se libera al intestino delgado.

En la mayoría de los casos, la colecistitis se produce por cálculos biliares que obstruyen el tubo que sale de la vesícula. Esto se da como consecuencia de una acumulación de bilis que puede causar inflamación. Otras causas de la colecistitis comprenden problemas con el conducto biliar, tumores, enfermedades graves y ciertas infecciones.

Si no se la trata, la colecistitis puede producir complicaciones graves que, a veces, pueden poner en peligro la vida, como la rotura de la vesícula. El tratamiento de la colecistitis suele consistir en la extirpación de la vesícula.

Síntomas
Los signos y síntomas de la colecistitis son:

- Dolor intenso en la parte superior derecha o en el centro del abdomen
- Dolor que se extiende al hombro derecho o a la espalda
- Dolor con la palpación del abdomen
- Náuseas
- Vómitos
- Fiebre


Causas
La colecistitis ocurre cuando la vesícula se inflama. Las causas de la inflamación de la vesícula pueden ser:

- Cálculos biliares. Con mayor frecuencia, la colecistitis se produce a causa de partículas duras que se forman en la vesícula (cálculos biliares). Los cálculos biliares pueden obstruir el tubo (conducto cístico) por el que fluye la bilis cuando sale de la vesícula. La bilis se acumula y causa la inflamación. -
Tumor. Un tumor puede evitar que la bilis drene de la vesícula de forma adecuada, lo que causa la acumulación de bilis que puede provocar colecistitis. -
Obstrucción de las vías biliares. La torsión o la formación de cicatrices de las vías biliares pueden causar obstrucciones que provoquen colecistitis. -
Infecciones. El sida y ciertas infecciones virales pueden ocasionar la inflamación de la vesícula. -
Problemas en los vasos sanguíneos. Una enfermedad muy grave puede dañar los vasos sanguíneos y disminuir el flujo de sangre hacia la vesícula, lo que da lugar a la colecistitis.

En Chile es una de las operaciones más recurrentes, la colisectomía, consiste en extirpar el órgano, generalmente por laparoscopía ambulatoria. Se realiza en promedio 70.000 por año en Chile.

¿Qué causa dolor en los ligamentos re...

Los ligamentos redondos son un par de estructuras similares a una cuerda que se encuentran en la pelvis y que ayudan a sostener el útero al conectar la parte delantera de este con la región de la ingle. Durante el embarazo, es habitual el dolor donde se encuentran los ligamentos redondos. Conforme avanza el embarazo, los ligamentos redondos se vuelven más suaves y pueden estirarse. Se cree que el dolor relacionado con los ligamentos redondos puede ser el resultado de la contracción o el espasmo de los ligamentos o la irritación de las fibras nerviosas circundantes.

El dolor de los ligamentos redondos normalmente se experimenta en el lado derecho del abdomen o la pelvis, pero la molestia puede producirse también a la izquierda o en ambos lados. A menudo, el dolor se produce al despertar y al girar en la cama o durante un movimiento rápido o una actividad intensa.

Para aliviar el dolor de los ligamentos redondos, prueba estirarte suavemente y cambiar de posición. Evita los movimientos rápidos y repetitivos. Flexionar las caderas antes de toser o estornudar también puede ayudar a aliviar el dolor. No se necesitan medicamentos. Sin embargo, tomar acetaminofén (Tylenol, otros) puede aliviar el dolor.

El dolor en la parte baja del abdomen también puede tener otras causas, algunas de ellas graves. Si tienes dolor acompañado de fiebre o escalofríos, dolor al orinar, dolor con sangrado o bien dolor moderado o intenso, llama a tu proveedor de atención médica.

La COVID-19 afecta de distintas maneras

Los síntomas más habituales son los siguientes:

•Fiebre

•Tos seca

•Cansancio


Otros síntomas menos comunes son los siguientes:

•Molestias y dolores

•Dolor de garganta

•Diarrea

•Conjuntivitis

•Dolor de cabeza

•Pérdida del sentido del olfato o del gusto

•Erupciones cutáneas o pérdida del color en los dedos de las manos o de los pies


Los síntomas graves son los siguientes:

•Dificultad para respirar o sensación de falta de aire

•Dolor o presión en el pecho

•Incapacidad para hablar o moverse


Si presentas síntomas graves, busca atención médica inmediata. Sin embargo, siempre debes llamar a tu doctor o centro de atención sanitaria antes de presentarte en el lugar en cuestión.

Lo recomendable es que las personas que sufran síntomas leves y tengan un buen estado de salud general se confinen en casa.
De media, las personas que se contagian empiezan a presentar síntomas en un plazo de 5 a 6 días desde que se infectan, pero pueden tardar hasta 14.

Rutina deportiva perfecta en cuarentena

1. Calentamiento y estiramiento

El mejor ejercicio de calentamiento que se puede realizar en casa es saltar a la cuerda, la carrera en el sitio con levantamiento de rodillas, sentadillas de alto rendimiento y jumping jacks. El tiempo más adecuado para el calentamiento es de unos 5 minutos, con descanso de algunos segundos entre minutos. El estiramiento debe ser previo y hacer hincapié en articulaciones, unos 30 segundos por cada una.

2. La rutina

A continuación, tiene seis ejercicios para ejercitar todo el cuerpo. Se recomienda descansar 30 segundos entre cada repetición y no más de 2 minutos entre cada ejercicio. El número de repeticiones se puede adaptar según la forma física de cada uno.


- Flexiones: tres series de 15 repeticiones.
- Sentadillas: tres series de 30 repeticiones.
- Bíceps: 3 series de la regla del 21 con peso de un kilo en las manos. Esta regla consiste en hacer siete repeticiones del bíceps hasta generar un ángulo de 90º. Posteriormente, siete repeticiones desde ese ángulo de los 90º hasta el hombro. Y por último, siete repeticiones generando el movimiento completo, de 180º.
- Fondos de tríceps: tres series de 12 repeticiones. Con ayuda de una silla, colocar las manos en ella, distanciar los pies y bajar la cadera mientras se flexionan los codos.
- Abdominales superiores e inferiores: 3 series de 20 repeticiones. Para los abdominales superiores: tumbados en el suelo boca arriba, elevar el tronco hasta 45º. Y para los abdominales inferiores: tumbados en el suelo, subir ambas piernas hasta un angulo de 45º.
- Tabla: 3 series de 30 segundos cada una. Se colocan los antebrazos en el piso y las puntas de los pies apoyados.

3. Ejercicio aeróbico

Tras la rutina de ejercicios se debe volver a hacer ejercicio aeróbico. Si tiene bicicleta estática o cinta, utilizarlas. Si no, utilice de nuevo los ejercicios del calentamiento (saltar a la cuerda, correr en el sitio, sentadillas y jumping jacks) pero durante más minutos. Lo ideal sería llegar a la media hora de ejercicio aeróbico. Posteriormente, realizar unos cinco minutos de estiramientos.

Reagenda de reservas on-line

Reagenda tu hora




Volver

Cancelación de reservas on-line

Cancela tu hora




Volver